Tenencia de Animales

TENENCIA DE ANIMALES

En algunos edificios se encuentra prohibida la tenencia de animales en el reglamento. Otros no tienen previsión al respecto. Tanto en uno como en otro caso se han suscitado conflictos con propietarios que tienen animales en su vivienda. 
Si el reglamento lo prohíbe se invoca ese motivo para reclamar el retiro de las mascotas; si nada dice el reglamento, se invoca la alteración de la tranquilidad. 
Aún cuando el reglamento lo prohiba no pueden los consorcistas o el administrador pretender válidamente el retiro de las mascotas. Si bien  para el Código son cosas, es sabido que los animales domésticos gozan de leyes protectoras, son una buena compañía y brindan mucho afecto a sus dueños. 
Hace a la dignidad de la persona humana vivir, si lo desea, con un animal doméstico., y que este derecho no puede ser lesionado. Desde otro ángulo, la mera invocación de una cláusula del reglamento,, sin atender circunstancias particulares, configuraría una conducta abusiva. 
En algunos fallos, no se han formulado estas consideraciones, y se ha ordenado el retiro de las mascotas, criterio en principio inaceptable. No suelen causar perjuicio ni perturbaciones a los demás. Si se escuchan ladridos, especialmente de día, esta situación no reviste gravedad pues al ladrido se suma a los propios del tráfico y demás ruidos de la ciudad. Cabe entender que la medida  de ordenar el retiro del animal debe reservarse a casos graves en los que el ruido y el olor hagan intolerable la situación (Kiper "Tratado de Derechos Reales. Cód. Civ. Com." Tomo I p. 635).
Si bien es cierto el rigor con el que las prohibiciones deben ser acatadas, ello solo no autoriza a que la interpretación de la cláusula deba entenderse en términos absolutos. No aparece justificado el retiro del animal si la molestia es mínima. 
La realidad muchas veces presenta mascotas como verdaderos integrantes de la familia, cuando no únicos acompañantes vitales de los moradores. 
Causse - Pettis "Los conflictos en la propiedad horizontal" T. 2 " p.192
Comments